BIOPLAT contribuye a fomentar el desarrollo de nuevos bioproductos

Noticia enviada por BIOPLAT

La Plataforma Tecnológica y de Innovación ‘Biomasa para la Bioeconomía’ -BIOPLAT- (https://bioplat.org/) es un grupo de excelencia y coordinación técnico-científico sectorial, compuesto por los todos los actores relevantes del sector de la biomasa en España entendida en su sentido más amplio, tanto en lo referente a recursos biomásicos (todo tipo de materia orgánica valorizable), tecnologías de transformación y aplicaciones (bioenergía, bioproductos, biomateriales y bioquímicos), como a los aspectos de sostenibilidad y marco regulatorio. BIOPLAT abarca actividades en el ámbito de la bioenergía y los bioproductos, entendidos en su sentido más amplio, tanto en lo referente a materia orgánica valorizable (residuos, cultivos energéticos etc.), tecnologías de transformación y aplicaciones (generación de energía térmica y eléctrica, biocarburantes, biogás, bioproductos, etc.), como a los aspectos de sostenibilidad y marco regulatorio. Asimismo, BIOPLAT comprende los impactos socioeconómicos y medioambientales que implica el desarrollo del sector de la biomasa en España, tales como generación de empleo y desarrollo rural, bioeconomía, economía circular y mitigación del cambio climático. Entre estas actividades, BIOPLAT participa actualmente en el proyecto europeo IRODDI- Innovative Refining Process for Valorization of Vegetable Oil Deodorizer Distillates (https://www.bbi-europe.eu/projects/iroddi) financiado por BBI JU (Bio-based Industries Joint Undertaking. IRODDI propone el desarrollo de procesos más ecológicos para la obtención de nuevos bioproductos con propiedades específicas derivadas de los ácidos grasos libres (FFA) contenidos en las corrientes residuales del proceso de desodorización, el último paso del proceso de refinado de aceites y grasas. Esto supondrá la obtención de productos de alto valor añadido para la valorización de los FFA en comparación con su aplicación convencional en el biodiésel, ya que se utilizarán como:

1. Tensioactivos biocompatibles y ecológicos con una mayor solubilidad en agua fría (mediante la neutralización química de los FFA con líquidos iónicos ecológicos)

2. Aceites de base biodegradables que pueden utilizarse directamente en la formulación de biolubricantes (mediante la esterificación enzimática de los FFA con glicerol)

3. Polioles sostenibles para la producción de poliuretanos (mediante la coevaluación química de los aceites de base obtenidos en los procesos enzimáticos de esterificación de los FFA).

Además, a fin de lograr el máximo valor añadido posible de las corrientes laterales de desodorización de destilados, se desarrollarán tecnologías innovadoras basadas en la extracción de CO2 supercrítico (scCO2) y de líquidos iónicos para aislar compuestos menores con un alto valor añadido en condiciones operativas más suaves. Una ventaja del proyecto IRODDI es que las tecnologías desarrolladas podrían aplicarse individualmente o en un proceso integrado para maximizar los beneficios de la valorización de los destilados de desodorización. El proyecto arrancará el próximo 1 de septiembre de 2020 y tendrá una duración de 3 años. Los resultados del proyecto se centrarán en la demostración de la aplicabilidad de esos bioproductos en diferentes sectores industriales: detergentes de uso alimentario (tensoactivos), biolubricantes (aceites base), adhesivos (polioles) y cosméticos (compuestos menores como el escualeno).