Transfiere aborda en su segunda jornada las lecciones aprendidas tras la llegada de la Covid-19 en ámbitos como la ciencia y la empresa

Francisco Marín, miembro de la junta directiva del Foro Empresas Innovadoras (FEI) y moderador de la mesa: “España ocupa una posición razonablemente coherente en la producción de elementos científicos, aunque tenemos que seguir trabajando para mejorar la transferencia de conocimiento”

Lluis Blanch, director del Instituto de Investigación e Innovación Parc Taulí y Coordinador Plataforma ITEMAS del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII): “El sistema sanitario español tiene un valor y un conocimiento que tenemos que industrializar y ese es uno de nuestros grandes retos”

Javier Maira, responsable del Área de Estrategia Comercial e Internacionalización del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC): “Es fundamental que los investigadores tengan experiencia en colaborar con la empresa privada y se trabaje en paralelo”

José Damián Ruiz Sinoga, catedrático de la Universidad de Málaga (UMA): “Tenemos que repensar los territorios donde los indicadores de bienestar social son más precarios”

Berta Gonzalvo Bas, miembro del Consejo Rector de Fedit y Directora de Investigación del Centro Tecnológico AITIIP: “España fue pionera a través de los centros tecnológicos en fabricar y desarrollar EPI y otros equipos de protección, fundamentalmente por impresión 3D”

Daniel Escacena, director de proyectos en la Agencia Andaluza del Conocimiento (AAC): “Construimos una plataforma en tiempo récord que permitiese recoger capacidades de toda Andalucía que pudiesen ayudar a esa falta de existencia de producto”

Juan Luis Romera, gestor y asesor técnico del departamento de Promoción Institucional y Cooperación Territorial del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI): “Lo que hemos intentado desde el CDTI es que el tejido empresarial pudiese disponer de instrumentos y ayudas para poder hacer frente a la pandemia de una forma ágil”

La segunda jornada de Transfiere, Foro Europeo para la Ciencia, Tecnología e Innovación, ha acogido la mesa redonda ‘COVID–19: lecciones aprendidas. De la ciencia a la empresa’ donde expertos de los distintos sectores implicados han hecho balance del aprendizaje adquirido a lo largo de estos meses y tras la llegada de la pandemia que ha provocado la aceleración de los procesos de innovación en todos los ámbitos.

Así, Francisco Marín, miembro de la junta directiva del Foro Empresas Innovadoras (FEI) y moderador de la mesa, ha comenzado apuntando que “España ocupa una posición razonablemente coherente en la producción de elementos científicos, aunque tenemos que seguir trabajando para mejorar la transferencia de conocimiento”.

Lluis Blanch, director del Instituto de Investigación e Innovación Parc Taulí y Coordinador Plataforma ITEMAS del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), ha reivindicado que tenemos que “poner el foco en las personas, en los profesionales que lo han dado todo para cuidar a pacientes desde distintos sectores y en un entorno distinto al que lo estaban haciendo anteriormente”. Además, Blanch ha señalado que “el sistema sanitario español tiene un valor y un conocimiento que tenemos que industrializar y ese es uno de nuestros grandes retos” ya que “tenemos muchas oportunidades, pero hay que ser ágiles y contar con más financiación porque si no tenemos más inversión no vamos a poder acceder a todo esto”.

Por su parte, Javier Maira, responsable del Área de Estrategia Comercial e Internacionalización del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha explicado que desde su organización “hemos trabajado desde las plataformas temáticas interdisciplinares, que tienen el objetivo de que distintos científicos de distintas áreas del conocimiento se unan para dar respuesta a un problema concreto, que en este caso era el de salud global”. Maira ha remarcado la importancia de las donaciones que han recibido desde todos los ámbitos y ha asegurado que “es fundamental que los investigadores tengan experiencia en colaborar con la empresa privada y se trabaje en paralelo”.

José Damián Ruiz Sinoga, catedrático de la Universidad de Málaga (UMA), ha hablado sobre la incidencia de la COVID-19 según los diferentes tipos de territorios de forma que “ha tenido una mayor incidencia en las zonas más vulnerables”. En este sentido, Ruiz ha asegurado que “tenemos que repensar los territorios donde los indicadores de bienestar social son más precarios” y ha señalado también la movilización que se ha producido de la ciudad al campo y que se ha traducido en que “se ha disparado la adquisición de viviendas en zonas rurales”. Por último, Ruiz ha recordado que “es clave abordar estrategias preventivas” para futuras situaciones.

Berta Gonzalvo Bas, miembro del Consejo Rector de Fedit y directora de Investigación del Centro Tecnológico AITIIP, ha comenzado alegando que “se ha demostrado la solvencia económica y tecnológica de los centros tecnológicos porque hemos puesto a disposición los recursos y las personas sin esperar un retorno económico directo”. De esta forma, Gonzalvo ha destacado que “España fue pionera a través de los centros tecnológicos en fabricar y desarrollar EPI y otros equipos de protección, fundamentalmente por impresión 3D”.

Además, Daniel Escacena, director de proyectos en la Agencia Andaluza del Conocimiento (AAC), ha explicado que en los inicios de la pandemia “había una gran falta de material en el ámbito de la salud en la comunidad” y escasos vínculos de conexión, por lo que desde la agencia “construimos una plataforma en tiempo récord que permitiese recoger capacidades de toda Andalucía que pudiesen ayudar a esa falta de existencia de producto”. Escacena ha recalcado que “el éxito fue la manera en que se trabajó ya que vimos que teníamos que tener una forma continuada de trabajo con expertos del sector salud y nos pusimos en contacto con Fundación Progreso y Salud para crear un grupo de técnicos que trabajaron en cuatro categorías: productos acabados, materia prima, entidades con capacidad productiva y la investigación”.

Por último, Juan Luis Romera, gestor y asesor técnico del departamento de Promoción Institucional y Cooperación Territorial del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), ha manifestado que “lo que hemos intentado desde el CDTI es que el tejido empresarial pudiese disponer de instrumentos y ayudas para poder hacer frente a la pandemia de una forma ágil”. En este sentido, Romera ha argumentado que “hasta el último consejo del CDTI, celebrado el pasado mes de marzo, se han financiado 79 propuestas relacionadas directamente con la COVID-19 que ofrecían soluciones como EPI, test de diagnóstico, soluciones desinfectantes e higienizantes, vacunas, etc.”

Toda la información del foro se puede consultar en www.forotransfiere.com, en la página de Facebook y en el perfil de Twitter @ForoTransfiere.

Descargar PDF