Centros Tecnológicos: un año luchando contra la covid-19

Caso de éxito de Fedit, Centros Tecnológicos de España

El 14 de marzo del pasado año la vida de los españoles dio un vuelco radical.

El Real Decreto 463/2020, publicado ese mismo día declaraba el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Una crisis sanitaria que de primeras nos encerró en casa durante varias semanas y que nos hizo cambiar el orden de nuestras prioridades. No solo el de los los ciudadanos. También los de los Centros Tecnológicos, que decidieron ponerse al servicio de la sociedad para actuar contra el virus SARS-CoV-2. Movilizar infraestructuras y empresas. En efecto, los Centros Tecnológicos sacaron lo mejor de sí mismos. Movilizaron sus infraestructuras y las de las empresas con las que trabajan para poner en marcha una serie de proyectos, muchos aún en funcionamiento; otros recién publicados; y algunos, mirando al futuro.

Apenas hace unas semanas que AIMPLAS, centro integrado en REDIT, anunció el desarrollo de un test rápido de anticuerpos más sensible que los que se han estado comercializando. La buena noticia es que detecta la inmunidad al SARS-Cov-2 incluyendo la reciente cepa británica. Resulta muy interesante además que la tecnología que se ha aplicado puede ser escalada a nivel industrial. Respiradores y fitofármacos Leitat es otro de los Centros que más se implicó desde el principio en la lucha contra la covid-19. Lo hizo con kits diagnósticos, desarrollando el primer respirador de campaña industrializable aprobado por la Agencia Española del Medicamento. Y empleando la secuenciación genómica del virus, lo que permitió estudiarlo con detenimiento.

El estudio y la investigación de fitofármacos de acción antiviral basados en aceites fue uno de los trabajos más interesantes puestos en marcha por CTAEX. Se utilizaron extractos vegetales procedentes de productos agroalimentarios como extracto de hojas de olivo y extracto de ajo. Equipar a sanitarios y trabajadores esenciales Y no olvidemos el esfuerzo que hicieron la mayoría de nuestros socios para ayudar a equipar a sanitarios y trabajadores esenciales desde el principio de la pandemia. Destacan en ese sentido el consorcio de empresas gallegas formado para la fabricación de respiradores en serie. Y ahí estaba CTAG, centro que forma parte de AtiGA. #actuamoscontraelvirusTambién AIN, de ADItech participó en el proyecto de desarrollo de un equipo de respiración validado medicamente encargándose de la coordinación del protocolo de industrialización.

Mientras IDONIAL participaba en una alianza público-privada para crear equipos y dispositivos de protección individual y CIDAUT ponía desde el minuto cero todos sus recursos de conocimiento tecnológico e infraestructura para la fabricación de EPIS de urgencia. La inteligencia artificial Por supuesto, la inteligencia artificial jugó —y juega— un papel fundamental en esta lucha contra la pandemia. Por ejemplo, para realizar un diagnóstico precoz de neumonía provocada por coronavirus. Ahí estaba ITI y la herramienta que habían desarrollado para la detección temprana del cáncer de mama puesta al servicio de otra necesidad de salud paralela. La IA también estuvo detrás del seguimiento del estado de opinión de la sociedad española sobre la covid-19, mediante una herramienta creada por CTIC, capaz de monitorizar los mensajes en Twitter, y de analizar la dimensión social de la enfermedad. Y de la herramienta predictiva de NAITEC —ADItech— capaz de mejorar el diagnóstico precoz identificando a los pacientes más críticos infectados por COVID-19. Prepararse para el futuro EURECAT ha sido un centro muy activo en la lucha contra la pandemia. Por ejemplo en su colaboración con la Universitat de les Illes Balears, cuyo objetivo es una investigación científica de alto valor con hurones para la obtención de vacunas y fármacos que combatan contra enfermedades infecciosas.

El coronavirus SARS-CoV-2 es una de ellas.La vuelta a los puestos de trabajo tuvo sus puntos débiles. La seguridad de los trabajadores ha sido y es fundamental para las empresas. Por eso,CIRCE creó SAFEBACK2WORK, una herramienta que permite analizar las relaciones y movimiento de las personas en un centro de trabajo. La idea es poder así detectar los puntos más vulnerables, teniendo en cuenta factores como el horario, el transporte, los proyectos… Aunque son solo algunos de los Centros Tecnológicos y algunos de los proyectos puestos en marcha, se evidencia el compromiso de nuestros Centros Tecnológicos por superar una situación que aún no se ha superado y de la que aún nos va a costar salir. Pero se pone de manifiesto que para las próximas posibles epidemias estaremos mucho más preparados. Porque ya sabemos cómo hay que actuar y la fuerza que entre todos podemos poner a trabajar a favor de la sociedad. Estos son sólo algunos de los proyectos desarrollados a lo largo de la crisis por nuestros Centros. Éstos y muchos más pueden consultarse en la plataforma de Fedit #actuamoscontraelvirus.

¿Quieres enviar tu caso de éxito? Accede a este enlace